Entrevista con Daniel Breitenmoser, CEO y cofundador de Ongresso

En Ongresso, motivamos a nuestros empleados a seguir su propio camino y ser fieles a sí mismos. Daniel Breitenmoser, cofundador y director general con espíritu aventurero, es un gran ejemplo de cómo, siguiendo su propio camino, logró el éxito como empresario en América Latina. En la siguiente entrevista, habla de cómo y por qué terminó en Latinoamérica y cuál podría ser el siguiente paso.

Naciste y te criaste en Suiza. ¿Cómo terminaste en América Latina?

Mi primera visita a América Latina fue en el año 2000, cuando era un joven estudiante que viajaba de mochilero por Ecuador. Quería descubrir una nueva parte del mundo, vivir aventuras, sumergirme en una cultura diferente y mejorar mi español. Siguieron más viajes de este tipo, a Perú, Bolivia, Chile, México y América Central. Como pueden ver, me enganché a la cultura latina de inmediato.

¿Puedes recordar tus primeras impresiones?

El lenguaje, la música, la belleza y la alegría de la vida de su gente… Me encantó todo el paquete desde el primer día (risas).

¿Planeaste desde el principio comenzar una vida aquí?

En realidad no, después de todo era sólo un joven estudiante que empezaba su vida adulta y descubría el mundo. En aquel entonces mi vida aún estaba en Suiza, donde terminé mi maestría en Relaciones Internacionales antes de mudarme al extranjero. Pero sentí una fuerte conexión con América Latina y sentí que seguiría jugando un papel importante en mi vida.

¿Qué te motivó a iniciar un negocio en Colombia?

Aunque mi camino profesional me llevó primero a Asia, el Medio Oriente y África, mi pasión por América Latina permaneció conmigo como esperaba. Fue esta pasión y el sueño de comenzar nuestro propio negocio lo que finalmente hizo que mi socio fundador y yo nos convirtiéramos en empresarios en Colombia en 2010. Elegimos Colombia porque vimos un país con un enorme potencial sin explotar que ofrecía la oportunidad perfecta.

¿Tenías miedo de lo que los demás pudieran pensar sobre tu decisión?

No, porque antes de empezar Ongresso en Colombia trabajé en lugares como Afganistán, Liberia y Haití. Por eso la gente me ha estado diciendo que estoy loco durante tanto tiempo que me he acostumbrado a ello (risas). Una vez que empiezas a visitar lugares que están fuera de los caminos trillados te das cuenta de que el mundo es mucho menos peligroso de lo que los medios de comunicación nos hacen creer. En esos lugares se puede encontrar una increíble belleza y grandes oportunidades. Esto me abrió los ojos. Fue esta perspicacia la que me hizo definir mi propio camino en la vida y no limitarme con las opiniones de los demás.

Después de vivir 10 años en Colombia, tú y tu familia decidieron empacar sus cosas y mudarse a Perú. ¿Fue una decisión difícil?

Sí y no. Fue una decisión conjunta de mi esposa y yo y sucedió sorprendentemente rápido. Nos entristeció dejar Medellín, mi ciudad favorita del mundo y el lugar que consideramos nuestro hogar. Sin embargo, la emoción de conocer la vida en un nuevo país y compartir esta aventura con nuestros hijos lo compensó con creces.

¿Cuál fue tu primera experiencia memorable en el Perú?

Ver el atardecer sobre el Océano Pacífico desde el Malecón Cisneros en Miraflores, Lima. ¡Qué vista! En general, vivir cerca del mar es nuevo para nosotros. Por eso disfrutamos de los fantásticos mariscos peruanos y de los frecuentes viajes a la playa.

¿Puedes describir tu primera impresión de Perú?

Económicamente, Perú ha tenido más de diez años de crecimiento económico y una relativa estabilidad macroeconómica. Esto ha llevado al surgimiento de una creciente clase media, fomentando el consumo interno. Puedes ver esta creación de riqueza en los barrios más agradables donde los edificios de apartamentos están surgiendo como hongos, los coches de lujo obstruyen las calles, y los restaurantes y bares de lujo nunca están vacíos. Esta es una buena señal para las empresas e inversores internacionales.

Al mismo tiempo, la desigualdad sigue siendo muy alta, con muchos peruanos viviendo en la pobreza y el sector informal representando casi el 70% de la economía. Y su principal impulsor, el sector minero, se ha visto afectado por la ralentización de la demanda mundial, especialmente en China.

Hasta ahora, ¿qué diferencias has encontrado entre hacer negocios en Colombia y Perú?

La economía peruana está más centralizada, la mayoría de los negocios del país están ubicados y se realizan en Lima. Esto hace que sea bastante fácil construir una red aquí. La economía de Perú también depende más del sector minero, mientras que en Colombia está más diversificada. Obviamente cada país tiene su idiosincrasia cultural que hay que conocer, pero en general, la cultura empresarial en ambos países es bastante similar.

¿Dónde te ves viviendo en los próximos años?

Definir tu propio camino“. Este lema todavía da forma a mi vida y a la de mi familia. Por el momento, Perú es nuestra base pero estamos abiertos a lo que el futuro pueda traer. Lo que es seguro es que América Latina seguirá siendo mi centro de atención, y lo mismo es cierto para Ongresso, cuya misión es “Liberar el potencial de América Latina”. Cualquier destino en el que pueda ayudar a conseguir nuestra misión es un destino potencial en el futuro.

Puedes contactar con Daniel Breitenmoser a través de Linkedin.

Contáctanos

¿Te gustaría contactarnos? Envíenos un mensaje y le responderemos lo antes posible

Our Offices

Ongresso Colombia
Medellin
Cra 41 # 9 - 60 Oficina 202 
Phone: +57 4 501 73 78

Bogotá
Cra 7#116-50
Phone: +57 315 542 30 68

colombia@ongresso.com 

Ongresso Perú
Lima
Calle Miguel Soto Valle 281 -17

Phone: +51 991 351 828

peru@ongresso.com

Newsletter

Please follow and like us:
error

Share and Unlock the potential

Facebook
Twitter
LinkedIn